Jehú el Rey


Un ungido que se para en nombre de Dios. 
Lectura Bíblica: 2ª de Reyes 9:14-26
Versículo para memorizar: “…¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” 2ª de Corintios 6:14
Objetivos: 
1. El alumnó conocerá que Jehú puso límites en su compañerismo con los reyes que estaban haciendo la malo ante los ojos de Jehová.
2. Que el alumno tome la decisión de tener una separación con el mundo y que siempre esté alerta ante las tentaciones.
3. Que el niño esté decidido a no estar a gusto con el pecado.
INTRODUCCIÓN:
Si recuerdas un poquito, el rey Acab había hecho lo malo ante los ojos de Jehová; sin embargo, se arrepintió y Dios le prometió que no vería el mal mientras viviera y una vez que el murió, reinó en su lugar Joram su hijo y también hizo lo malo ante los ojos de Dios, y por esta razón el profeta Eliseo ungió a Jehú como rey y le dijo que sucedería a la casa de Acab a causa de su maldad, pues se apartaron de los caminos de Dios. Jehú se encontraba en una situación similar a la que te enfrentas en la escuela, a él le hicieron una pregunta ¿hay paz?, quienes le hacían esta pregunta sabían que no estaban bien todas las cosas que el rey hacía y cuando Jehú les respondía: “¿qué tienes tú que ver con la paz?, vuélvete conmigo y así sucedió dos veces hasta que Joram se presento ante Jehú y dijo las mismas palabras, y veamos que sucedió y cómo se relaciona con tu vida:
1. El trabajo de un atalaya: Los atalayas, eran soldados que se encontraban en la parte más altas de los muros, tenían la tarea de avisar al rey cuando alguien venía con intenciones de atacar al rey y/o al pueblo. Era una labor muy delicada, pues todo el tiempo deberían estar alerta, una pequeña distracción y podrían ser atacados.
Aplicación a la vida del niño: Cada niño es un atalaya, debe estar alerta en su vida espiritual, esto le ayudará a saber cuando no ande en los caminos correctos, o que hay problemas que él no puede resolver y tiene que clamar a Dios en busca de su ayuda y protección. El niño debe saber que puede acudir con sus padres o bien con los
maestros del culto infantil, quienes les podrán ayudar, orientar y/o exhortar con amor. Un niño sabe muy bien cuando necesita ayuda y si él está alerta podrá buscar ayuda lo más pronto posible y ser orientado a tiempo.
2. Los atalayas les preguntaban ¿hay paz?… Jehú les respondía: “¿qué tienes tú que ver con la paz? Vuélvete conmigo. Y vemos que los dos atalayas que fueron al encuentro con Jehú se unieron a él, pues pudieron ver que venía en nombre de Dios,
Aplicación: Hay personas a nuestro alrededor que no hacen cosas buenas y quieren que nosotros también las hagamos para que estemos bien con ellos, ya sea escuchar música no correcta, usar groserías al hablar; tal vez nos piden que mintamos por ellos para hacerles un favor y librarlos de un problema, existen aún mucho más cosas incorrectas que podríamos hacer, claro juntándonos con las personas incorrectas. Es aquí cuando Dios nos manda las personas correctas para decirnos que no está bien, y nos advierten; nuestro deber es escucharlos y juntarnos con las personas que vienen de parte de Dios para prevenirnos de las malas consecuencias que nuestro pecado puede ocasionar. ¿Te imaginas que hubiera pasado con los atalayas si no se hubieran pasado del lado de Jehú? Lo más seguro es que también abrían muerto.
3. “Cuando vio Joram a Jehú, dijo:¿Hay paz, Jehú? Y el respondió:¿Qué paz con las fornicaciones de Jezabel tu madre, y sus muchas hechicerías?”. Jehú se encontraba molesto por tanta maldad en la casa de Acab y estaba decidido a obedecer a Dios antes que hacer compañerismo con ellos.
Aplicación: (En esta parte el niño se encuentra en una fase de confusión, no sabe si ya no hablarle a los niños de la escuela o si juntarse con ellos, pero analicemos este punto: El niño necesita convivir con otros niños, de este modo el podrá entablar plática con ellos y tener una oportunidad de hablarles de Cristo, esto no significa que debe entablar una relación de amistad, sino de compañerismo sano, guardando ante todo su testimonio; podría parecer confuso pero en realidad es muy sencillo, Jesús comía con los “ publicanos y pecadores”, esto no significaba que fueran sus amigos, sino el estaba con ellos, porque era necesario que conocieran la salvación que Él les traería y fuesen convertido a través de sus milagros y su testimonio.) Nunca aceptar el pecado.
INVITACIÓN:
1. Que el niño tome la decisión de: a) Ser un atalaya en su vida espiritual. b) Hacer caso a las personas que Dios nos manda para prevenirnos. c) No hacer amistad con el mundo
2. Que el niño decida pasarse del lado de Dios, aceptando el mensaje de salvación.
Manualidad siendo una luz en el mundo:Cartulina,pegamento, fomy ( goma eva ) amarillo, blanco y plumones.


No hay comentarios: